Blog

Cómo usar Lift en reformas sobre contratación para elevar los servicios públicos a los más altos niveles

1 Jul 2019

Por Kathrin Frauscher

Hoy lanzamos nuestro nuevo programa de impacto “Lift”. Quisiera transmitir algunas reflexiones acerca de qué se trata, por qué lo creamos e invitarlos a postularse.

Básicamente, es un programa de apoyo intensivo destinado a equipos sumamente efectivos abocados a reformas, que procura dar impulso a sus proyectos en pos de un cambio sistémico.

Cuando formaba parte del Grupo del Banco Mundial, tuve que familiarizarme con el tema de las contrataciones públicas (como probablemente les ocurrió a muchos de ustedes). La cuestión de las contrataciones generalmente surgía porque se había producido una falla masiva, como carreteras arrasadas por la lluvia, o medicamentos que estaban vencidos o que nunca llegaban a la clínica de salud que los necesitaba. Pude ver que las buenas prácticas de contratación podían prevenir estas fallas y que era realmente importante qué compraban los gobiernos, a quiénes y cómo trabajaban con las comunidades para planear y proveer bienes o servicios de la mejor calidad posible.

Luego de haberme interiorizado más con el mundo de las contrataciones, entendí que las contrataciones públicas no solo son una herramienta de prevención, sino que además pueden propiciar la innovación y un adecuado cumplimiento. Una contratación abierta y más eficiente puede facilitar soluciones mucho más beneficiosas para los ciudadanos en las áreas de salud, educación, infraestructura y tránsito, entre muchas otras. Puede generar oportunidades para un espectro mucho más amplio y heterogéneo de empresas.

Sin embargo, implementar reformas en las contrataciones públicas que tengan efectos contundentes es una tarea compleja, formada por muchos eslabones. A partir de nuestras colaboraciones con muchos de ustedes a lo largo de los últimos cuatro años como OCP, hemos podido comprobar qué estrategias resultan eficaces para lograr mayor impacto, de manera más sistemática. Deben conjugarse cuestiones de política, políticas públicas, compromiso sostenido y datos. Nuestra nueva estrategia apunta a la forma en que esperamos llevar esto a cabo, y Lift es el resultado de estas perspectivas.

Las iniciativas de contratación deben tener un objetivo específico y estar integradas en reformas más generales, a fin de generar resultados que sean importantes para los ciudadanos y mejoren su calidad de vida.

El equipo que impulsa la reforma debe contar con cobertura política, por medio de un mandato sólido que les permita generar procesos, sistemas y poner a prueba ideas nuevas, de modo que la reforma siga avanzando y no quede estancada por causas burocráticas.

El diseño y la gestión de los contratos son cruciales para que las contrataciones públicas contribuyan a lograr mejores resultados. Son pocos los proveedores que estarán dispuestos a leer 50 páginas de condiciones redactadas en jerga jurídica. No es sorprendente que los contratos no produzcan los resultados esperados si se crearon sin tomar en cuenta la retroalimentación brindada por los beneficiarios o si no se realiza una gestión del cumplimiento con los proveedores.

A fin de que sus iniciativas de reforma sigan adelante, deberán tener un equipo con distintas habilidades y ser ágiles en la implementación.

Nuestros socios expresaron una y otra vez que necesitaban más ayuda en estas áreas, y que deseaban que pares y expertos se acercaran ustedes en el ámbito donde trabajan, es decir, en la primera línea de la acción, donde generan cambios en sus respectivos países.

Por eso, junto a nuestros socios en Reboot, encabezamos un proceso de diseño conjunto con muchos de ustedes para abordar estas necesidades a través de Lift. Como lo sugiere el nombre en inglés, se trata de asistencia integral y a largo plazo, absolutamente práctica, para llevar a un nuevo nivel a los equipos abocados a reformas y ayudarles a conseguir impactos concretos. Transcurridos 14 meses, es la asistencia intensiva a más largo plazo que hemos ofrecido a miembros de nuestra comunidad.

Su meta posiblemente sea utilizar la contratación para prestar mejores servicios a:

  • Ciudadanos, construyendo carreteras más seguras, haciendo que el servicio de autobuses funcione con puntualidad, abasteciendo a los hospitales con los mejores medicamentos o contratando a docentes calificados.
  • Empresas, aumentando las oportunidades para empresas de mujeres, minorías o locales, ofreciendo los productos y servicios de más alta calidad o ahorrando tiempo e inconvenientes.
  • Funcionarios gubernamentales, alentando la innovación y mejores resultados, aumentado la competencia y la integridad, aplicando datos y perspectivas a la toma de decisiones o trabajando de manera más eficiente.

Lift los pondrá en contacto con expertos y pares que han liderado reformas similares, y que están dispuestos a compartir qué recursos les resultaron efectivos y cuáles no volverían a repetir. Si bien no pueden resolver los problemas por ustedes, intentarán encontrar soluciones junto con ustedes y nosotros los acompañaremos cuando intenten adaptar y poner en práctica esas soluciones.

Reinventar las contrataciones es tan importante en EE. UU. o la ciudad de Londres como lo es para Indonesia, Nairobi o Buenos Aires. Por eso, si ustedes se consideran audaces impulsores de reformas dentro del gobierno, la sociedad civil o empresas, y están transformando las contrataciones para brindar mejores bienes, obras o servicios, entonces Lift puede ayudarles a avanzar, más rápido.

Para conocer más, les pedimos que confirmen asistencia a nuestras próximas conferencias telefónicas comunitarias que tendrán lugar el 12 de julio y el 30 de julio.

Los instamos a contarnos sus ambiciosos proyectos de reforma y a postularse a través de lift.open-contracting.org antes del 12 de agosto.

A su vez, si conocen a otros que estarían interesados en participar, los invitamos a dar amplia difusión a la iniciativa.