Written By Eduard Martín-Borregón, PODER, 22 May 2017

Eduard Martín-Borregón, Coordinador de Tecnologías para la Transparencia del Proyecto sobre Educación, Desarrollo, Organización e Investigación (PODER)

En PODER tenemos dos metodologías para empezar una investigación: una que combina el trabajo directo con comunidades y movimientos sociales y un análisis cualitativo de casos emblemáticos, y el otro inducido a partir del manejo y análisis de grandes cantidades de datos.  

Como se imaginarán, en México -donde estamos basados- y en América Latina -región en la que trabajamos- no tenemos demasiadas bases de datos que nos permitan hacer este trabajo y la aparición del Open Contracting Data Standard (OCDS) fue una gran noticia. Desde un inicio nos propusimos ser uno de los primeros reusadores de esa data.

Nuestra visión, y las investigaciones que realizamos, es de exponer y combatir la captura del estado por parte de las élites económicas. Basado en una perspectiva de derechos humanos, nos enfocamos en analizar el rol de las empresas en la interacción con el estado.  

Hasta el momento hemos realizado tres proyectos que usan los datos de contratación abierta con distinto propósito.

El primer proyecto fue adaptar QuiénEsQuién.Wiki -base de datos abierta y colaborativa sobre las élites empresariales en América Latina promovida por PODER- para que pudiera almacenar datos de contratación. Esto significó ampliar nuestro esquema de datos de propiedad y pertenencia, basado en Popolo, y enlazarlos con los estándares que marca OCDS. Encontrarán el QQW_Schema en el siguiente enlace.

Mientras hacíamos este trabajo en QuiénEsQuién.Wiki también estábamos creando nuestro segundo proyecto: Los Contratistas del poder, donde buscábamos las 10 empresas que ingresaron más dinero por compras públicas en la primera mitad del mandato del presidente Enrique Peña Nieto. Todos los datos fueron reporteados en conjunto con El Universal Data y se generaron cinco artículos, un mini-site y un buscador. Varias empresas nos llamaron preguntando dónde habíamos obtenido los datos y ofreciendo más información sobre el contrato.

Los Contratistas del poder está vinculado con QuiénEsQuién.Wiki a través de la API de la plataforma, que es desde donde se almacenan los datos. Este sistema nos permite concentrar todos los datos en un mismo repositorio, incrementando la capacidad de reutilización, pero a la vez crear productos con narrativa propia. Con esta lógica hemos realizado proyectos de mapeo de diversa índole con Incide Social (México), Ojo Público (Perú) y Cargografías (Argentina).

La TorreDeControl.org es el tercer proyecto a partir de datos de contrataciones abiertas que hemos realizado. Esta vez, en lugar de centrarnos en un período de tiempo nos centramos en un proyecto específico: el megaproyecto mexicano más importante de la década, que además presume de ser el más transparente. Abrimos 292 contratos provenientes de CompraNet, solicitudes de información pública y datos.gob.mx –lo contamos en profundidad en la metodología– y los visualizamos para explicarlos al público.

El proyecto agregó una nueva dimensión al uso de datos de contrataciones abiertas, ya que no sólo mapea los ganadores de todos los contratos, sino que también hizo investigación de la estructura corporativa de todas la empresas para ver cuáles ganaban más contratos a partir de sus subsidiarias. El objetivo es ver las transferencias de capital público-privadas, que además de datificarlas las reporteamos siguiendo las mejores prácticas del periodismo de investigación.

Enfrentamos retos también. Teníamos que manejar que los datos no se pueden cambiar incluso con el mejor esquema. Cuando ya estábamos listos para empezar a importar datos a QuienEsQuien.Wiki nos dimos cuenta de una realidad: las mejores bases de datos de contratación mexicanas no están todavía estructurados de acuerdo al estándar OCDS, o mejor dicho: la información que existe en formato de contrataciones abiertas es muy reducido. Por el otro lado en CompraNet -base de datos de la Secretaría de la Función Pública- están todas las compras donde ha participado el gobierno federal desde el 2002.

Los datos disponibles en CompraNet pueden parecer en un primer momento una bendición, pero para trabajar y reusarla de forma efectiva nos generó muchísimos problemas. Más allá de que no es una API sistematizada, sino hojas de cálculo, y que se tuvo que encajar el esquema de CompraNet con OCDS, los datos contienen muchos errores: nombres de empresas mal entrados, cifras incorrectas, tipo de moneda inexistente y otros detalles que registramos en ésta nota metodológica.

¿Los próximos pasos? Seguiremos trabajando con contrataciones abiertas en dos líneas: una de comprensión de los procesos de contratación y cómo podemos profundizar en la rendición de cuentas a partir de esa información, y la segunda de generación de herramientas para que otras organizaciones de sociedad civil puedan usar con facilidad los datos de contrataciones abiertas.