Back to latest

8 lecciones para promover el empoderamiento de los gobiernos regionales a través de las contrataciones abiertas

Uno de los mayores retos para los países latinoamericanos es empoderar a sus gobiernos regionales. Para ello es necesario fortalecer el liderazgo de los gobernantes regionales, al generar capacidades de gestión de proyectos en los funcionarios públicos, al ser más rigurosos en la rendición de cuentas y al promover la participación ciudadana para obtener mejores bienes y servicios.

En Colombia, estamos ejecutando nuestro primer proyecto para construir capacidades y generar cambios sistémicos en el nivel local con el apoyo del Fondo de Prosperidad de la Embajada Británica. Este proyecto busca promover la transparencia, la calidad y el uso de los datos abiertos de contratación pública con el fin de impulsar el desarrollo territorial y la competitividad a nivel regional en 8 departamentos del país. Empoderar a los gobiernos regionales es posible cuando conectamos gobierno, academia, ciudadanía y sector privado a través de proyectos como este que utiliza herramientas de fortalecimiento institucional como las contrataciones abiertas. Buscamos que a través de esta colaboración y fortalecimiento de capacidades, las regiones puedan mejorar la competencia en sus procesos y tener una base de proveedores más amplia y diversa.

Colombia tiene una política de contratación pública nacional y sus entidades estatales publican sus procesos de compra en las plataformas que maneja la Agencia Nacional de Contratación Pública – Colombia Compra Eficiente. Los datos de estos procesos están disponibles para todos en el formato del Estándar de Datos para las Contrataciones Abiertas. Esto permite homogeneidad en la información, incluso teniendo en cuenta que los departamentos cuentan con autonomía administrativa para llevar a cabo sus propios procesos de contratación.

Durante el primer año de este proyecto, obtuvimos lecciones importantes sobre lo que hacen los gobiernos regionales que obtienen mejores resultados para sus ciudadanos al planear eficientemente sus procesos de contratación, alinear de manera exitosa sus estrategias con las del gobierno nacional, ser más incluyentes e impulsar la competitividad. Estas fueron obtenidas de nuestro trabajo directo en las regiones, así como de intercambios de experiencias entre gobiernos locales en los que hemos participado.

Estas son las 8 estrategias que los gobiernos regionales que han logrado transformaciones positivas en su contratación han implementado:

  1. Entienden la contratación pública como una herramienta de planeación estratégica que permite traducir las políticas nacionales a nivel local. Más allá de considerar la contratación pública como un tema normativo,  la ciudad de Cali creó un Departamento Administrativo de Contratación Pública, a través del cual ha incrementado la transparencia y la eficiencia en sus compras públicas, aumentando el porcentaje de procesos competitivos de un 31,1% en 2017 a 55,9% en 2019, al explotar las ventajas de anunciar al mercado sus necesidades por medio del Plan Anual de Adquisiciones.
  2. Usan herramientas digitales para fortalecer la transparencia y la eficiencia de los procesos de contratación para incrementar los niveles de confianza de la ciudadanía y de proveedores. Departamentos como Caldas se propusieron realizar sus procesos competitivos en la plataforma transaccional SECOP II en 2019, mejorando la calidad de la información publicada y generando ahorros para el gobierno y para los proveedores. Pasaron de 53 procesos de manera digital por un valor de $2,8 millones de dólares en 2018 a 209 procesos por un valor de $52,8 millones de dólares en 2019  (Gobernación de Caldas).
  3. Cuentan con un equipo de analistas de datos que han creado visualizaciones y herramientas para facilitar el acceso a la información: la Alcaldía de Cali cuenta con una ventana de oportunidades para proveedores, y la Gobernación de Nariño presenta sus planes de contratación de manera clara y transparente a sus ciudadanos.
  4. Involucran a la ciudadanía a través de la comunicación: utilizan mensajes positivos que despiertan interés como los pactos por la transparencia que han hecho las alcaldías de Cali, Bucaramanga y Neiva.
  5. Promueven la participación de más mujeres en el mercado laboral a través del diseño de documentos de contratación que sean más incluyentes. La Alcaldía de Cali tuvo como requisito en sus procesos de contratación del 2019 que, el 10% de las personas contratadas fueran mujeres cabeza de familia. Al tener cláusulas para favorecer a un grupo vulnerable, la contratación pública se convierte en una oportunidad para impulsar el progreso y la transformación social.
  6. Incrementan la participación de nuevos proveedores y estimulan el emprendimiento, creando espacios para que aumente la participación en licitaciones públicas como lo ha hecho la Alcaldía de Cali. Este es un esfuerzo estratégico pues busca aumentar la competitividad en la región, lo que conlleva a mejorar la calidad de productos y servicios, pero además es un proceso prolongado en el que hay ferias de contratación, talleres para nuevos proveedores y  espacios de interacción continua para motivar a los participantes del sistema de compra pública.
  7. Buscan hacer más eficientes sus procesos de contratación: la Alcaldía de Bogotá desarrolló herramientas como son los pliegos tipo, que son documentos con un formato estándar que definen los requisitos habilitantes, factores técnicos y económicos, permiten reducir tiempos y a la vez tienen la flexibilidad para agregar los requisitos de cada proceso para procesos similares. Y creó una entidad para agregar la demanda del sector salud de la ciudad.
  8. El equipo entiende y respeta el papel que juega el periodismo y es abierto a los análisis constructivos: el periódico local La Patria en el departamento de Caldas, tiene una sección llamada Lupa a la Contratación, que ha realizado artículos para explicarle a la ciudadanía cómo encontrar los datos de contratación pública y ha analizado los datos del departamento. Estos han sido discutidos con el gobierno para motivar cambios concretos.

Hemos podido observar que la política nacional de datos abiertos de contratación pública les está permitiendo a los gobiernos regionales innovar en sus procesos,  mejorar la eficiencia en el uso de sus recursos, utilizar la contratación pública como vehículo de inclusión y de crecimiento de Pymes y de empresas locales, y en últimas lograr mejores resultados para sus ciudadanos.

Los gobiernos regionales pueden entonces convertirse en motores de cambio cuando existe voluntad política, y cuando entienden que la contratación pública transparente y eficiente es una herramienta de fortalecimiento institucional que permite fomentar el desarrollo de sus regiones y de transformación social al mejorar los bienes y servicios que reciben los ciudadanos, y al ampliar las posibilidades de participación en el mercado, especialmente para mujeres y emprendedores.