Transformar las contrataciones públicas con datos abiertos y una mejor colaboración

Las contrataciones públicas son muy importantes.

Cada año, los gobiernos gastan USD 13 billones en contratos con empresas para la construcción de caminos, la provisión de servicios de salud, el mantenimiento de parques públicos e incluso la adquisición de insumos para su propia estructura administrativa. Las contrataciones públicas representan el mayor mercado mundial.

Son una pieza esencial para el bienestar público, al posibilitar la contratación de bienes, obras y servicios vitales para todos nosotros. Sin embargo, muchos gobiernos no parecen saber qué están comprando y vendiendo, por cuánto, cuándo ni con quiénes están tratando. Y es en esta área donde radica el mayor riesgo de corrupción para los gobiernos.

Pero la contratación abierta puede cambiar esta realidad.

La contratación abierta tiene que ver, esencialmente, con el gobierno abierto y con la apertura de los datos relativos a contrataciones públicas. El gobierno abierto implica lograr que distintos actores en el gobierno, las empresas y la sociedad civil colaboren en reformas, interactúen con los usuarios y respondan a la retroalimentación recibida. La apertura de datos tiene que ver con recopilar, difundir, compartir y analizar la información y generar las herramientas para favorecer el cambio sistemático.

Las economías modernas requieren de un ecosistema de contrataciones públicas inteligente y basado en datos. Reunimos a gobiernos, empresas y ciudadanos para que puedan construir ese ecosistema.

¡La contratación abierta funciona!

Hemos documentado una amplia variedad de beneficios:

  • Mayor valor por el dinero público
  • Mayor competencia y condiciones equitativas para las empresas, sobre todo las pequeñas
  • Bienes, obras y servicios de mejor calidad para los ciudadanos
  • Mayor eficacia en la prevención del fraude y la corrupción
  • Un análisis más inteligente y soluciones más eficaces para los problemas públicos

Seguimiento del gasto público y la provisión de servicios de inicio a fin

La contratación abierta implica seguir el dinero en toda la cadena de contratos públicos, desde que se planifican, se licitan y se adjudican hasta que se ejecutan y se implementan. Nuestro Estándar de Datos para las Contrataciones Abiertas permite combinar toda esa información y asignarle identificadores únicos, de modo que la información pueda clasificarse y compartirse.

Una nueva norma global

La contratación abierta se ha establecido como una nueva norma global, a la que adhieren organismos internacionales como el G7, el G20, la OCDE, la Comisión Europea, el Banco Mundial y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, y que recomiendan órganos del sector como la International Association of Contract & Commercial Management (IACCM).

Diversas iniciativas globales de gobierno abierto y datos abiertos como la Alianza para el Gobierno Abierto y Open Data Charter, también promueven como prioritaria la apertura de las contrataciones públicas. Las relaciones comerciales de un gobierno están entre sus conjuntos de datos más valiosos: reflejan dónde se concentran el poder y el dinero.

Dar apertura a este conjunto de datos conlleva resultados sustancialmente mejores para los gobiernos (mayor perspectiva, análisis y eficiencia), las empresas (competencia más leal, investigación de mercado más precisa y mayor emprendimiento) y la sociedad civil (más integridad, un monitoreo más eficaz y mejoras en la provisión de servicios). Estos son los motivos por los que la apertura es conveniente.

En la creación de nuestros Principios Globales colaboraron más de 200 actores interesados de gobiernos, empresas y la sociedad civil. Son un marco que orienta los cambios prácticos y de políticas que se necesitan para transformar nuestro gasto público a nivel mundial, a fin de posibilitar un incremento masivo en términos de valor y calidad.

Sin embargo, tal vez el mejor ejemplo de contratación abierta sean las más de 50 ciudades, regiones y gobiernos que han abierto sus contrataciones para asegurar mejores resultados a sus ciudadanos.

Nuestra visión de un sistema moderno y eficiente de contrataciones que funcione para todos

Apoyamos reformas sistémicas que propicien una contratación pública justa y eficaz. Facilitamos que las innovaciones alcancen rápidamente una mayor escala. Y estamos formando una comunidad global donde se definan y compartan las políticas, los datos, las herramientas y los resultados que nos llevarán a esa meta.

Entendemos las contrataciones abiertas como un recorrido más que un punto de llegada. Estas son algunas etapas comunes que hemos identificado en las reformas que consiguen un verdadero impacto y cambios sistémicos:

Publicar, usar y mejorar los datos abiertos

En el mundo, los datos están reemplazando al papel.

Ayudamos a rediseñar las contrataciones públicas —desde la planeación, las licitaciones y las adjudicaciones hasta la gestión de los contratos— como un servicio digital accesible para el usuario que emplea datos abiertos estandarizados para la recopilación automática de información y la analítica empresarial, y permite el uso de la información por una multiplicidad de partes interesadas.

 

Mejorar la colaboración con los actores interesados y su posibilidad de supervisión

Mejorar la transparencia y la información es un medio para alcanzar un fin. Las acciones que se realicen a partir de esa información son lo que genera cambios. Al involucrar a las partes interesadas y responder a sus necesidades, se favorecen procesos más eficientes de planeación, contratación y gestión de contratos. Las evidencias son claras: incorporar circuitos de retroalimentación en las contrataciones públicas favorece la competencia, el juego limpio y su desempeño.

 

Medir, adaptar e institucionalizar reformas

Los cambios son difíciles y el progreso nunca se da de manera lineal. Es crucial poder actuar con agilidad, y contar con autorización para experimentar, medir y adaptarse. Para conseguir resultados exitosos necesitará aliados; compartir los avances logrados genera confianza y compromiso.

Las nuevas políticas y procesos deben instalarse en las prácticas y plasmarse en las leyes y las reformas institucionales.

Establecer objetivos claros en materia de políticas sobre contrataciones públicas

Un aspecto central de la contratación abierta es favorecer que las adquisiciones y los contratos públicos generen mejores resultados.

El proceso de contratación debería ser sencillo, accesible e inclusivo en todas sus etapas, y diseñarse con el aporte de usuarios de todos los sectores del gobierno, las empresas y la sociedad civil para maximizar la participación, la integridad y la eficiencia.

Ayudamos a quienes impulsan reformas a que puedan establecer, medir y lograr sus objetivos.

Rompiendo los mitos de la confidencialidad

La preocupación por la confidencialidad de la información en los contratos oscurece los detalles vitales del público, impide una mejor toma de decisiones y monitoreo del proceso de compra y el gasto público. Hemos hablado con más de 70 expertos de más de 20 países y encontramos sorprendentemente poca evidencia que respalde mantener en secreto la información de contratación.

Esta práctica guía e informe te ayudarán con argumentos y evidencia para ayudar a revelar todos los detalles sobre los tratos del gobierno. Y te permitirán tener argumentos en contra de un incumplimiento perezoso donde la información de contratación se clasifica habitualmente como confidencial.

Por qué son importantes los contratos públicos, en todos lados